renace de las cenizas

diario correo             

No sólo es de lujo, es de recontra lujo

Solito, y contra viento y marea, se está dando a conocer

Publicado: 2017-03-25

Aquel que es naturalmente bueno en algo no necesita pregonarlo. Bien lo dicen las Sagradas Escrituras, "Por sus obras los conoceréis". 

Nuestra gente, y maliciosamente acicateada por los opinólogos de tiendas políticas bien definidas, es lamentablemente inclinada a desconfiar de quienes no debe desconfiar y a confiar en quienes no debe confiar. Eso es posible por su falta de criterio y escasa educación cívica, lo que los hace presa fácil del engaño. Por alguna razón de idiosincrasia lleva sus inclinaciones futbolísticas de "barra brava" al terreno de la política, aferrándose a alguna figura y a algún partido con la misma vehemencia con que lo hace en su hinchaje deportivo.

Lo que pasa con PPK es que su aparente ingenuidad no es otra cosa que su confianza en la buena gestión que le imprime a los acontecimientos, es decir, al tomar tal o cual dirección el desenlace debe ser el que se espera para arribar a buen puerto. Por eso es que su mayor extrañeza debe provenir por la falta de confianza de un pueblo que tarda en reconocer que el camino que se está tomando es el correcto. Pero de seguro confía en que la confianza de la nación se irá manifestando con el paso del tiempo, a la vista de los logros que se consigan.

Ojalá que la ciudadanía empiece a respaldar la gestión del presidente y su gobierno, para que sea mucho lo que el Perú avance en el corto lapso de cinco años. La experiencia que estamos tomando de la situación inesperada que la naturaleza le ha puesto a PPK como examen, va siendo positiva y puede terminar siendo el primer eslabón para que se estreche la relación del presidente con su pueblo, para malestar y rencor de los enemigos del cambio. 

No habría habido razón alguna para votar por un anciano como PPK si no hubiéramos esperado que su gobierno le imprimiera un sello de cambio total en los procedimientos y actitudes de nuestra vieja política marrullera y ventajista. Obviamente la resistencia de los malos políticos y la natural al cambio, dado que los humanos no somos muy proclives a él, tenía que crear una fuerza antagónica muy poderosa y difícil de vencer porque los intereses en juego de los corruptos son inmensos. De hecho es la lucha permanente entre el bien y el mal, y corresponde a nuestra percepción entender donde se encuentra cada platillo de la balanza. Y aquí entra a tallar la malignidad de la fuerza oscura que busca segundo a segundo obnubilar el sentido de orientación de las masas para atraerlas a sus rediles.

Ese mensaje de que PPK no hace nada, que no hay liderazgo, que le recomiendan tal o cual acción cómo si el presidente fuera un niño de teta, etc., no es otra cosa que el plan estructurado por la oposición para frenar todo intento de cambio en el país. Pero cuando la acciones hablan por sus propulsores, no hay forma de tapar el sol con un dedo. Diremos como empezamos Aquel que es naturalmente bueno en algo no necesita pregonarlo. Bien lo dicen las Sagradas Escrituras, "Por sus obras los conoceréis".

Si el presidente resiste tanto embate y llega al fin de su gobierno vivito y coleando, no hay la menor duda que el pueblo lo verá paseando orondo con su señora Nancy por cualquier calle o paraje del Perú, recibiendo con su infaltable sonrisa el saludo de un país agradecido con aquel que logró cambiar no solo las estructuras físicas de su patria sino también las estructuras mentales, infundido por el recuerdo de su señor padre, el médico Maxime Kuczynski que hizo una destacada carrera profesional en beneficio de su patria adoptiva, y de su señora madre Madeleine Godard que lo introdujo en las artes y en la música, lo que ha permitido redondear la personalidad de un presidente de recontra lujo.


Escrito por

Julio Andre Checa

Cambiar es lo que necesitamos con urgencia. Aceptemos el cambio apoyándolo y promoviéndolo. Poco o mucho, como corresponda, pero cambiemos


Publicado en

Rigor y monerías

Análisis y comentarios con énfasis en temas políticos, culturales, deportivos y del día a día.