defiende el enfoque de género

La política peruana está en el nivel de primaria de escuelita fiscal

Las confrontaciones parlamentarias y las del Congreso-Ejecutivo se parecen mucho a los "córtala pa´la salida"

Publicado: 2017-05-11

Una discusión cualquiera entre alumnos de secundaria de cualquier colegio seguramente tiene un corolario más inteligente que las de los padres de la patria. La gran mayoría de las veces terminan en acuerdos satisfactorios para ambas partes, por lo que sería una gran cosa que comisiones de esos alumnos tuvieran la oportunidad de ir al Congreso a darles charlas a los congresistas para inculcarles un poco de ideas inteligentes.

Lo que espectamos a diario parece réplicas de las peleas inmaduras de niños primariosos que requieren la intervención de los adultos para traerlos al orden. Es que tanto un niño o niña en esa etapa está en pleno aprendizaje y parece que fuera lo mismo con los manganzones y manganzonas que cobran por promover situaciones controversiales en el Congreso de la República. Aquí es donde mejor inspira exclamar la famosa pregunta "¿En qué momento se jodió el Perú?".

Parece que la jodienda no fue de golpe y porrazo sino que se ha ido incrementando con el paso del tiempo, pero llama la atención que varios veteranos que todavía pululan por allí, en vez de madurar hayan terminado tanto o más verdes que los nuevos. Por eso puede concluirse suspicazmente que hasta la pinta de muchos de ellos es producto de su falta de personalidad que necesita una careta para mostrarse al público. Tal el caso, por ejemplo, del congresista Mulder que de seguro no podría resistir una rapada y afeitada total, porque seguramente quedaría al descubierto una cara de pavazo que daría risa o pena. Otros simplemente se apoyan en su conducta alucinante, como el congresista Becerril, y uno por allí quizá en sus garfios, como el congresista Galarreta. Es decir, cuesta mucho ubicar uno que destaque por su sobriedad, buenas maneras y ponencias inteligentes.

En la hora actual el Ejecutivo resulta la victima del primarioso comportamiento congresal y de la lideresa del fujimorismo, por lo cual ni siquiera nos permiten auscutarlo debidamente para determinar cuantos miembros por allí están en el nivel de primaria. Es que todo indica que el proveedor de la materia política del país, es decir nuestra sociedad, anda muy de capa caída y como consecuencia todo lo que se observa en sus movidas no es otra cosa que una réplica de los programas Combate, EEG, y similares. Y claro, ni modo que sea de otra manera, del mismo cuero se hacen las correas. De modo que a cruzar los deditos, a escuchar a Alan, que es el papy de estos tiempos, jurando que es un santo y que él no fué, basado quizá es que todo está debidamente arreglado, y a tragarnos calladitos nuestras requintadas al obeso ejemplar.

Conclusión: De la buena vida que se dan estos primariosos, puede sacarse una triste deducción; "para ser político(a) en el Perú la cualidad principal es NO SER COJUDO (a).


Escrito por

Julio Andre Checa

Cambiar es lo que necesitamos con urgencia. Aceptemos el cambio apoyándolo y promoviéndolo. Poco o mucho, como corresponda, pero cambiemos


Publicado en

Rigor y monerías

Análisis y comentarios con énfasis en temas políticos, culturales, deportivos y del día a día.