tiene buena memoria

lamula.pe                              

PPK ¿genio, despistado o incapaz?

A todos nos tiene desconcertados

Publicado: 2017-08-15

Reitero que yo voté por PPK. Y lo hice por dos razones, la primera porque siempre entendí que una persona con una idiosincrasia como la suya podía ser la solución para un país como el nuestro, y la segunda porque considero que lo que no tendría remedio sería que el Perú fuera dirigido por Keiko Fujimori, sobretodo porque no le encuentro ni condiciones ni antecedentes favorables para ejercer la primera magistratura de la república.

Con esa explicación preliminar ahora me toca definir mi sentir actual con respecto a la actuación que viene cumpliendo PPK, y confieso estar tan desconcertado como el que más con su desenvolvimiento que para mi sigue siendo enigmático. Más, a la vista de todo lo actuado y a pesar de mi desconcierto, por mi parte le sigo otorgando el beneficio de la duda. Y esta se cifra en las tres probabilidades que inserto en el título de esta crónica: "¿genio, despistado o incapaz?"

Solamente un genio podría estar actuando de una manera aparentemente tan errática, pero con convencimiento de lo que hace y con la certeza de saber a donde va. Cuando le llueven tantas críticas y no da señales de intención de cambio, dos posibilidades surgen de inmediato, o es en realidad un genio que nos va a sorprender con resultados de una gestión insospechada, o el señor está totalmente despistado y caminando sin brújula y sin asesoramiento adecuado, o haciendo caso omiso del mismo.

En mis observaciones y análisis no acostumbro adelantarme a emitir juicios sino cuando estoy bastante convencido de la solidez de los mismos por estar basados en pruebas concluyentes de convencimiento indubitable. Por eso, por haberme convencido de delitos o incapacidades de otros políticos, opté por PPK. Por lo tanto, se supone que aún mantengo esperanzas en su desempeño, aunque su estilo también me resulte extraño igual que a la mayoría de mis paisanos.

Sus constantes contradicciones podrían significar simplemente que su posición en determinados asuntos está basada en principios irrenunciables que lo obligan a parecer veleidoso en esos temas, pero que podrían tener su explicación en el punto de equilibrio que él maneja. Por ejemplo, a pesar del apoyo que brinda al pueblo venezolano contra la aparente tiranía de Maduro, y que le ha ganado el repudio y enemistad declarada de este, ha declarado firmemente que rechaza cualquier intervención armada extranjera en territorio venezolano. Se nota claramente que esa posición responde a un principio muy sólido, y no sería raro que en algún momento Maduro se vea obligado a reconocer este gesto. Como este hay muchas posturas que nos intrigan porque no terminan de calzar en las formas a las que estamos acostumbrados, y por eso mismo, la mayoría de la crítica tiende a juzgarlo débil, inexperto y despistado. Pero, ¿es así o estamos frente a una escuela nueva en nuestra criolla política nacional?

En ese panorama se inserta también el respeto del presidente a los otros poderes del estado, lo que lo hace ver a nuestros ojos muchas veces como un timorato o miedoso, cuando bien se puede tratar simplemente de convicciones democráticas.

Por lo visto, a PPK no parece interesarle nada el poder de las encuestas, y con esto yo concuerdo porque las mismas son tremendamente manipuladas, y solo se ajustan progresivamente a datos certeros cuando se van acercando las fechas de las elecciones. Entonces, si oteamos bien en el horizonte, tenemos que en muy corto tiempo se desarrollarán en el Perú ciertos eventos de aquellos que tienden a aglutinar a la gente alrededor de un fervor común: El Dakar 2018, la visita del papa Francisco y los aprestos para los Juegos Panamericanos del 2019. Esta realidad tiene que despertar pánico en las filas de los opositores del régimen y de allí que la campaña infernal levantada contra la gestión de PPK tiene que ser mirada con mucha suspicacia y malicia. Aquí se insertan, por supuesto, las huelgas de los maestros, de los médicos, de las enfermeras, del poder judicial y de cuanto "voluntario" (manipulado) se ofrezca. Se trata de poner piedras en el camino sin importar el costo para el Perú.

Entre los acontecimientos que pueden devolver la confianza en el presidente, está el inicio a todo ritmo de la campaña de rehabilitación de todas las obras dañadas por el Niño Costero, y el prometedor aumento de los precios de los productos que exportamos, así como un esperado incremento del turismo desde el exterior.

Más, si todo lo expuesto arriba no respondiera sino solamente a un deseo particular mio, todo derivaría entonces en la tercera posibilidad, es decir, PPK un redomado incapaz. El problema para aceptar esta hipótesis se basa en las labores que antes él ha desempeñado, en un larguísimo peregrinar por todo tipo de instituciones públicas, con reconocimientos incluso de muy prestigiosas organizaciones internacionales. La única forma de aceptar la incapacidad de PPK para el cargo, sería reconociendo, si llegara a probarse, que la avanzada edad lo ha llevado a un desgaste notorio de sus habilidades y coherencia. Esto sería bueno que lo tomen en cuenta en su entorno, porque la posición que están tomando varios de sus "partidarios", objetando las políticas del presidente, solo sirven para incrementar dudas en este terreno, y lo más consecuente será que si ellos tienen evidencias o sospechas de incapacidad en el presidente, lo hagan público para que la ciudadanía tome conciencia de una situación tan difícil, o se retracten y se apliquen a apoyar la gestión con toda entereza, y sin dudas ni murmuraciones.


Escrito por

Julio Andre Checa

Cambiar es lo que necesitamos con urgencia. Aceptemos el cambio apoyándolo y promoviéndolo. Poco o mucho, como corresponda, pero cambiemos


Publicado en

Rigor y monerías

Análisis y comentarios con énfasis en temas políticos, culturales, deportivos y del día a día.