tiene buena memoria

AN  ahora noticias

Interpretando la tabla de posiciones, y otras elucubraciones

Ahora podemos entrar a las especulaciones con el derecho ganado en la cancha

Publicado: 2017-09-06

Primero advertir que no somos entrenadores ni tenemos experiencia ni siquiera como ayudantes de entrenador. Por lo tanto, nuestros comentarios y opiniones son las de un aficionado común y corriente.

En ese entendimiento es que nos preguntamos si la gente del comando técnico de nuestra selección le dedica tiempo a escarbar los números de la tabla de puntuación tal como ha quedado al fin de la última fecha. Porque, a poco que le metamos un poco de curiosidad al asunto, las cifras estadísticas tienen su propio idioma y hablan por si mismas. Por ejemplo, lo más saltante es que nuestra delantera es la tercera goleadora del torneo clasificatorio, muy cerca de la segunda que es la uruguaya (26 a 28) y encima de todas las otras siete. A nuestros dos últimos rivales, Argentina y Colombia, les estamos sacando 10 y 7 goles de ventaja: 26 a 16 y 26 a 19, respectivamente. Pero en el aspecto defensivo no nos va tan bien: tenemos la tercera valla más vencida con 25 goles, solo inferior a Bolivia y Venezuela que son los coleros. En este aspecto se nos voltea la tortilla frente a nuestros dos últimos rivales, nos han metido 10 y 9 goles más que a Argentina y Colombia (25 a 15 y 25 a 16, respectivamente).

¿Qué nos dicen esos datos? Que tenemos que mantener nuestra efectividad goleadora y, si se puede, imbuirle incluso más vigor; y que hay que reforzar nuestra defensa para incrementar nuestras posibilidades de éxito y hacer menores las exigencias del partido, es decir, procurar que nuestro sistema defensivo se consolide para beneficio de todo el equipo, lo que redundará en un ahorro de energías para apreciar un juego más fluido y productivo, evitando el estrés excesivo que atenta no solo contra el resultado del partido sino de la clasificación misma.

Luego de este enfoque de la situación general que se genera de la tabla de posiciones, podríamos hacer algunas reflexiones que, como simple aficionados, nos pueden permitir elaborar nuestros propios juicios sin depender tanto de lo que los comentaristas deportivos opinan. Porque de la lectura de sus comentarios se nota claramente que se influencian demasiado por sus favoritismos, lo que podemos deducir sin dificultad comparando una a una sus opiniones y confrontándolas con las nuestras. Claro que para que esta práctica sea válida, tenemos que deshacernos de nuestras propias preferencias e hinchajes, para acercar lo más posible nuestra opinión a la neutralidad deseable.

Ese preámbulo lo inserto antes de hacer las elucubraciones que el título de este post promete, y que las vamos a referir únicamente a sentimientos que nuestros jugadores despiertan en el ánimo y opinión de este servidor.

Arquero Cáceda: Se le fustigó demasiado por un error cometido contra Bolivia. Contra Ecuador demostró que es un profesional muy serio y confiable.

Capitán Guerrero: Viene a ser algo así como el papá halcón con sus crías, aunque estas ya aprendieron a volar solas. Sin embargo su presencia le otorga enorme prestancia al conjunto.

Christian Cueva: No dudo que su desempeño marca la pauta del coraje y ansias de triunfo de todo el conjunto. Es el más empeñoso de todos, y con gran personalidad.

Orejas Flores: El jugador ideal en todo equipo. Humilde, seguro de si mismo, sin poses de estrella, cumple con una tremenda regularidad y excelencia que lo hacen indispensable.

Jefferson Farfán: Ha vuelto con una presencia que le da peso al equipo. Es un tormento para el equipo rival, y su experiencia invalorable. 

André Carrillo: Desequilibrante con su velocidad de desplazamiento y dribling, aunque se va del partido por momentos. Este defecto parece que es innato, en cuyo caso habrá que convivir con ello.

El Mudo Rodriguez y Christian Ramos: A dúo su participación se consolida como la parte más importante de la extrema defensa, junto con su arquero. Sorprendente su desempeño.

Aldo Corzo: Regresó de una manera avasalladora, convenciendo a tirios y troyanos. Su concurso será totalmente necesario.

Miguel Trauco: Viene con tanto cartel del Flamengo que no hay forma de objetar cualquier bajón momentáneo que pueda tener en su juego. Nos seguirá dando grandes satisfacciones.

Advíncula: Corre por diez, es un defensa seguro con gran proyección y gran personalidad. Entre él y Cueva se comen toda la cancha.

Raúl Ruidíaz: Está esperando su gran oportunidad que llegará en cualquier momento. Su eficiencia no se puede poner en tela de juicio.

Yoshimar Yotún: Hasta hace muy poco era el principal referente en la organización del juego. Ahora debe estar más cómodo porque a su lado muchos compañeros han elevado su rendimiento, lo que le permite tener más confianza.

Tapia y Hurtado: Dos muchachos que son figuras en cualquier equipo. Ambos muy responsables y rendidores, forman parte de la nueva generación que está llamada a lograr grandes cosas.

Cartagena, Santamaría y el resto del equipo: Conforme van apareciendo en el primer equipo crece nuestra confianza en este grupo humano porque sabemos que el equipo tiene adecuadas figuras de recambio.

Nuestra confianza está al tope, pero no queremos festejar de antemano. Esperemos los resultados finales confiando en que Perú volverá a un Mundial de Fútbol con esta generación, y si esto se da, habrá que pensar en financiar el viaje a Rusia para acompañar a la selección y de paso hacer turismo en la tierra de los zares y de Lenín.

Y si esto se da, también nos daremos el gusto de ver el nombre de nuestro querido Perú dentro de una bolita para el sorteo de ubicación en los grupos. Y eso no será sino el comienzo de las emociones que se irán incrementando al ver al elenco nacional avanzando en Rusia rumbo al título mundial. ¿Qué eso es una quimera? Tal vez, pero para eso se participa, ¿no? Y lo que se quiere es avanzar lo más que se pueda, además de mostrar al mundo las excelencias de la escuela peruana de fútbol, esa que fue admirada en tantas oportunidades, y que por lo visto hasta ahora en esta lid de clasificación, no ha perdido nada de su esencia.

Soñar no cuesta nada, y aunque cueste ya estamos metidos en este sueño y ojalá que continúe por mucho tiempo, para gratitud de nuestra salud y orgullo de nuestro patriotismo.




Escrito por

Julio Andre Checa

Cambiar es lo que necesitamos con urgencia. Aceptemos el cambio apoyándolo y promoviéndolo. Poco o mucho, como corresponda, pero cambiemos


Publicado en

Rigor y monerías

Análisis y comentarios con énfasis en temas políticos, culturales, deportivos y del día a día.