Manchakuypi Kay

diario correo                  

¡Tú no has cambiado pelona!

Es decir, PPK ya lo sabía

Publicado: 2017-09-13

En el debate pre electoral PPK le espetó a Keiko Fujimori el famoso "¡Tú no has cambiado pelona!" que fue la respuesta al "¡Cómo has cambiado pelona!" que antes le había endilgado la lideresa del fujimorismo a PPK. Esa frase de PPK le abrió la puerta a su posterior elección que se suponía le iba a ser esquiva, lo cual fue posible seguramente por el efecto que hizo en el ánimo de la porción de indecisos que esperaba una nota así para decidirse a cerrar la puerta de la presidencia a Keiko Fujimori.

Pues bien, todo indica que PPK no tuvo ningún remilgo para soltar la frase, de su propia cosecha o inventada por algún genio publicista que encontró la precisa para conseguir un objetivo que se veía muy difícil. Pero todo hacía suponer que, propia o no, la idea que envolvía la frase portaba el verdadero pensamiento y/o sentimiento que PPK sentía al respecto.

Entonces, ¿Cómo se explica que PPK se haya mostrado demasiado tolerante o ingenuo ante las distintas solicitudes y poses del fujimorismo en su intensión de hacerle la vida a cuadritos, bien como una revancha fruto de su piconería por la derrota o como estrategia para intentar proyectar una imagen de fortaleza a partir de la idea-madre de "Yo soy la verdadera poderosa en el Perú"?

La coalición de fuerzas opuestas al gobierno actual con la intención de mantener el statu quo lo ha torpedeado inmisericordemente jalándole el saco en todas direcciones, sugiriéndole todo tipo de acciones tendientes a una sumisión del ejecutivo ante la fuerza troglodita del fujimorismo en el parlamento, avalada por una avalancha de "encuestas" que lo van llevando al 0% de aprobación. En este entendimiento lo único rescatable de la actitud de PPK ha sido ignorar olímpicamente las tales encuestas por su manipulación manifiesta, pero frente a Fuerza Popular ha mostrado una actitud timorata, miedosa en sumo grado, como si no hubiera sabido nunca que la pelona no ha cambiado nada, que sigue siendo la misma y con sus mismas costumbres.

Es tan evidente la calaña de la gente que milita en ese partido que la pus va aflorando de a poquito por los esfuerzos desesperados que hacen sus representantes, porque saben que el descrédito corre por cuenta exclusiva de ellos. En este escenario se encuentran huérfanos porque no hay como echarle la culpa al gobierno. Además la simple militancia en este grupo de rancia trayectoria (dicho con la mayor intención de refregar su estado físico) habla a las claras de las intenciones de sus militantes, donde la idea del bien de la nación brilla por su ausencia. Cómo si fuera poco hay integrantes de otros grupos (que tampoco son la última chupada del mango) que no dudan en convertirse en furgón de cola con tal de llamar la atención de "la pelona" para ver si por allí les liga un contratito a la manera de un nuevo Messi o Neymar político.

Se quejan los anaranjados de los ataques a los que se hayan expuestos por el simple hecho de formar parte del séquito de la pelona, pero no reparan en que, desgraciadamente para ellos, la pelona no cuenta con el debido curriculum que la destaque dentro de nuestra política como una persona entendida, generosa, preocupada por los destinos de "su" patria, es decir, no califica como líder idóneo para contar con el apoyo incondicional del ciudadano, por lo tanto desacredita a los integrantes de sus huestes.

Hacer un inventario de todos los atropellos que vienen cometiendo no viene al caso, todos los peruanos lo conocemos bien, estemos a favor o en contra de la pelona. Los primeros lo justifican, los segundos lo rechazan con indignación porque semeja la actitud del matoncito del barrio que se "jamonea" y divierte metiéndole cocachos al que no se defiende. Ahorita nomás hay el ejemplo de esta conducta en el hecho absurdo de proponer la censura contra la Ministra de Educación no obstante que la huelga ya terminó, y otorgándole laureles a Castillo que en una lucha de maestros no ha dado la talla porque los ha llevado a manifestarse en acciones que no se condicen con su noble profesión. Pero por supuesto esto le interesa un pito a la pelona, al contrario, se mostrará soberbia y orgullosa a pesar de que una vez más mostrará su rostro de amargada y desinteresada del futuro del país y nuestros niños. ¿Hemos reflexionado acerca de cuanto del desmadre callejero e incremento de la delincuencia hay que cargárselo a la cuenta del fujimorismo? Fujimorismo que nunca demostró su apego a la incentivación de la buena educación, sino que más bien coadyuvó a la prostitución de la masa ciudadana con la dádiva a cambio de nada (o mejor dicho de un apoyo incondicional a sus métodos).

Si la gente que quiere fortalecer el estado de derecho y la marcha hacia el desarrollo y la consolidación de la civilización en detrimento de la barbarie no se alinea y decide hablar sin tapujos ni batirse en retirada, el espacio de la presencia de la cultura y sus virtudes se irá achicando cada día más, y la derrota con sus consecuencias será lo que nos espere a los peruanos. En el fondo, esta defensa como simple fruto del instinto de conservación es lo único que ha impedido que nuestra patria caiga en manos de los jinetes de Atila, hasta ahora. Terminemos de bajar los brazos y lo que se avizora terminará por convertirse en triste realidad.

Piensa PPK, eso no es lo que queremos para el Perú.



Escrito por

Julio Andre Checa

Cambiar es lo que necesitamos con urgencia. Aceptemos el cambio apoyándolo y promoviéndolo. Poco o mucho, como corresponda, pero cambiemos


Publicado en

Rigor y monerías

Análisis y comentarios con énfasis en temas políticos, culturales, deportivos y del día a día.