Manchakuypi Kay

fuente: afp                                       

¡Locura total!   No se habla de otra cosa: explicación

¿Por qué esa euforia tan desbordante?

Publicado: 2017-11-10

Bueno, la primera explicación es elemental: El fútbol es el fútbol. Y esa condición especial no se la quita nada ni nadie. El que fuera bautizado hace muchísimos años atrás como el rey de los deportes mueve de por si multitudes como no lo consigue ninguna otra actividad. Pero en nuestro caso, aparte de esa condición básica, la mayor explicación la tenemos en el larguísimo proceso de clasificación que hace de las eliminatorias sudamericanas el más difícil e infernal de todo el mundo.

Comparemos: En los anteriores tres mundiales donde Perú se clasificó, México´70, Argentina´78 y España´82, el equipo peruano solo necesitó jugar 4 partidos para conseguir la clasificación. Si, está usted leyendo bien. Para México´70 Perú  fue así: Perú 1 Argentina 0; Bolivia 2 Perú 1; Perú 3 Bolivia 0 y Argentina 2 Perú 2. En total Perú consiguió 5 puntos (en esa época se otorgaban 2 puntos por partido ganado y no 3 como ahora) Todo el proceso se realizó prácticamente en un mes.

Para Argentina´78 Perú fue así:                                                                                                        Ecuador 1 Perú 1; Chile 1 Perú 1; Perú 4 Ecuador 0; Perú 2 Chile 0. En total Perú consiguió 6 puntos y clasificó invicto.

Para España´82 Perú fue así:                                                                                                     Colombia 1 Perú 1; Perú 2 Colombia 0; Uruguay 1 Perú 2; Perú 0 Uruguay 0. En total Perú consiguió 6 puntos y clasificó invicto .

Después del mundial de España 1982, han habido ocho mundiales: México 1986, Italia 1990, USA 1994, Francia 1998, Corea del Sur y Japón 2002, Alemania 2006, Sudáfrica 2010 y Brasil 2014.   

Si el Perú consigue la clasificación para el mundial de Rusia 2018, habrá necesitado jugar un total de ¡20 partidos! (incluyendo el repechaje) durante un periodo de ¡más de dos años! (Se inició en Octubre del 2015 y recién terminará con el partido de vuelta con Nueva Zelanda)

¿Se dan cuenta de la tremenda razón de peso para tanto entusiasmo y euforia? ¡Dos años de sufrimiento, decepciones y alegrías! Por eso se justifica totalmente el tremendo revuelo, la locura colectiva  que nos embarga horas antes de nuestro primer paso final hacia la clasificación.

Es decir, se une la angustia de tantos años sin ir a un mundial con la carga emotiva acumulada durante estos dos años y la esperanza de poder volver a esa alta competencia en Rusia 2018. Esta locura y sus desbordes se explican por estos antecedentes. Esperemos que todo se justifique cuando esta noche empecemos a escribir esta nueva historia.



Escrito por

Julio Andre Checa

Cambiar es lo que necesitamos con urgencia. Aceptemos el cambio apoyándolo y promoviéndolo. Poco o mucho, como corresponda, pero cambiemos


Publicado en

Rigor y monerías

Análisis y comentarios con énfasis en temas políticos, culturales, deportivos y del día a día.