Manchakuypi Kay

Si clasificamos va a ser raspando el concolón

Sufre peruano, sufre: ¿Ese es nuestro estigma?

Publicado: 2017-11-14

Después de un impresionante rush final en el último tramo de las clasificatorias, nos encontramos de pronto dudando de nuestras propias posibilidades, a pesar de que después del empate con Colombia todo el mundo festejó la conquista de la opción del repechaje como un acceso seguro a Rusia´2018.

Y mayormente eso se debe a la propaganda excesiva que se le ha hecho a Nueva Zelanda como un contendor muy peligroso, de iguales o mayores posibilidades que las de nuestro equipo. No se sabe si Gareca también les ha transmitido ese mensaje a sus jugadores, o sus declaraciones públicas solo tienen un fin estratégico. Lo cierto es que Peredo y su collera, en el programa AL ANGULO que conducen en el canal 3 de Movistar, recién ahora se han animado a hacer comentarios que intentan poner en su sitio las realidades del fútbol maorí, limitadísimas.

Pero más allá de esa influencia nociva en el ánimo de nuestros futbolistas, que empezaron a ver fantasmas desde antes de entrar a disputar el partido en Wellington, lo cierto es que no resulta extraño que, en caso de clasificar Perú (como esperamos todos), lo haga después de agotar los últimos recursos con que contamos para enfrentar esta empresa. Es decir, vamos a llegar al final del partido definitorio literalmente raspando el concolón. Y no es exagerado verlo así, al punto de que, si conseguimos el objetivo, seremos el ÚLTIMO de todos los equipos clasificados al mundial, es decir, lo conseguiremos cuando ya se estén cerrando todas las puertas del torneo, como quien dice seremos los portadores de las llaves para cerrarlas al salir.  

Y decimos que no resulta extraño porque nuestra historia está acostumbrada a que consigamos (cuando lo conseguimos) nuestros objetivos SIEMPRE "CON LAS JUSTAS". ¿A qué debemos esto? ¡Vaya uno a saber! Lo real es que así es (¡Sufre peruano sufre!) y los encargados de darnos una respuesta son los antropólogos en colaboración con psicólogos y tal vez hasta con psiquiatras. Pero sin duda para hacer el diagnóstico hay un concepto que golpea nuestra atención con más fuerza que ninguno: IDIOSINCRASIA




Escrito por

Julio Andre Checa

Cambiar es lo que necesitamos con urgencia. Aceptemos el cambio apoyándolo y promoviéndolo. Poco o mucho, como corresponda, pero cambiemos


Publicado en

Rigor y monerías

Análisis y comentarios con énfasis en temas políticos, culturales, deportivos y del día a día.