no está satisfecha

taringa!                           

La clasificación y su efecto sobre las barras bravas

El comportamiento debe cambiar en razón de una nueva mentalidad

Publicado: 2017-11-16

La clasificación peruana para el mundial de Rusia 2018 debería tener, dentro de sus efectos, uno que es de los más importantes para nuestra sociedad y para el deporte en general. El comportamiento desbocado de las barras bravas es el resultado de todo tipo de frustraciones que se ha ido acumulando en el alma popular, con énfasis en las que se originan en las derrotas constantes de sus equipos favoritos, sobre todo a nivel internacional.

Es de suponer que al ver y palpar que un milagro se ha dado delante de sus ojos y que ha sido posible por el compromiso y trabajo de un grupo de profesionales del fútbol que ha demostrado que aquello que parecía si no imposible por lo menos muy lejano, y que se ha conseguido con armas limpias y conductas colectivas bien encauzadas para la gente elegida para llevar a cabo esta especie de experimento, la afición lo tome como una invitación para sumarse a esta gran cruzada.

Aquí ya no interviene solamente el consejo, la recomendación, si no que se ha demostrado a la vista y para gusto de todo el mundo, que la mayor satisfacción se consigue de esa manera y no por la vía de la amenaza o el arranche. Todo indica que el ejemplo es tan atractivo, tan fascinante, que invita a seguirlo. Ningún logro obtenido con malas artes te da una satisfacción equivalente. Tú que eres "bien machazo", de corazón duro y pellejo inexpugnable, has llorado como un niño ante un sueño realizado.

Sin darte cuenta algo ha empezado a obrar de manera prodigiosa en tu inconsciente: Tu estima se ha elevado de golpe y porrazo varios kilómetros hacia las nubes, y poco a poco te darás cuenta que cuanto más logros consiga tu selección, más seguridad irás teniendo en ella y en ti mismo. Sin darte cuenta empezarás a pensar y a obrar como un caballero. Y claro, serás dueño de los logros que consigan tus muchachos y terminarás sintiéndote en un nivel más elevado porque ya no necesitarás rogar a nadie ni pedir por favor que te regalen un penal u otra cosa que te haga conseguir resultados por lástima.

Todos queremos ser aficionados al fútbol que asistan a ver sus cuadros con plena confianza en sus posibilidades. Aprenderemos que alguna vez tenemos que perder y lo tomaremos con cordura. Es que estaremos tan "sobrados" (en el buen sentido) que aceptaremos cualquier tropezón en el camino, porque como somos muy buenos, sabemos que lo seguimos siendo y no nos hará mella. La competencia entre barras no vendrá por el lado de la intolerancia sino de la buena imagen. Buscaremos que nos envidien porque somos del mejor equipo, no porque somos del que pega más. Y los resentidos que se resistan a aceptar que esto sucediendo en su grupo se irán quedando solos.

Ojalá que así sean las cosas. Yo quiero ver a mi equipo en el grupo de los más grandes del mundo, pero se que para eso necesitamos también tener y formar parte de las barras más entendidas, conocedoras y caballerosas del mundo. Lo demás es puro gas. 


Escrito por

Julio Andre Checa

Cambiar es lo que necesitamos con urgencia. Aceptemos el cambio apoyándolo y promoviéndolo. Poco o mucho, como corresponda, pero cambiemos


Publicado en

Rigor y monerías

Análisis y comentarios con énfasis en temas políticos, culturales, deportivos y del día a día.