no está satisfecha

writeawriting.com

Ya ni en la paz de los sepulcros creo

Están metiendo tanta carne a la olla que ya no se sabe ni por donde empezar

Publicado: 2017-11-28

Quien sabe si las mafias de todo tipo que dominan nuestro mercado se han puesto todas de acuerdo para soltar al mismo tiempo todas las plagas que pululan en nuestro medio. Porque la increíble velocidad a la que van apareciendo las noticias negativas de todo calibre en nuestra sociedad, no tiene parangón con nada de lo sucedido en el Perú en los últimos años; la sucesión es impresionante y tal parece que fuera imposible que exista una coordinación artificial en ese sentido.

Pero por lo mismo debemos estar en guardia y afinar nuestra susceptibilidad y escepticismo para no dejarnos apabullar por este cargamontón tan grosero. Se ha presentado tan "oportuno" para favorecer a la corrupción generalizada por distraer la atención pública haciéndola saltar como salta perico de tema a tema, que termina por despertar toda clase de sospechas.

Inclusive para hacer un inventario uno ya no sabe ni por donde empezar: Ataques al Fiscal de la Nación, al Tribunal Constitucional, a Keiko Fujimori, a Alan García, a Alejandro Toledo y Ollanta Humala y señora (estos dos últimos "refritos" a esta altura del partido), a PPK, a Susana Villarán, casos de morbo que involucran a Yordy Reyna, asesinato de mujer con cadaver escondido en maletera de auto, antes violación de niñita infante de lactancia, apelación de los marinos implicados en el caso del Frontón, delincuentes con prisión domiciliaria que salen a seguir delinquiendo, choques en carreteras que siguen sumando muertos, el congreso de la república metiéndose por todo lado y en conflicto abierto con el ejecutivo en una pelea que ya parece planificada como las de la lucha libre de USA. Es decir, todo dirigido a marear al público y entretenerlo hasta que pase el tiempo para que olvide.

Y parece que también la prensa hablada y escrita estuviera metida en el mismo saco, pues, aparte de ser negocio para ella (porque de eso vive), da la impresión que también forma parte del gran montaje cuyo fin es tender un manto de olvido en nuestra sociedad para que todos nosotros nos sigamos portando como buenos muchachos y dejemos que todo vuelva a su cauce normal. Es decir, que se le permita a la brutal corrupción que nos ha invadido que siga con sus nefastos negocios.

Y no olvidemos que las buenas noticias o aquellas que están ligadas a las mismas también coadyuvan a distraer nuestra atención: la gran campaña de la selección con toda la secuela que ella conlleva como el próximo sorteo de los grupos, el caso de Guerrero, la campaña de preparación de nuestro equipo, la elección de los seleccionados, los partidos oficiales en Rusia a partir de junio del próximo año, y en otros ámbitos el Rally  Dakar que se inicia en enero y la próxima visita del Papa Francisco.

Que no nos llame la atención que en los próximos días emerjan nuevos casos de todo tipo siempre conducentes a lo mismo: envolvernos en un torbellino de asuntos de lo más dispares para seguir captando nuestra atención mientras la corrupción se alisa el cabello para seguir en su fiesta sin mayor sobresalto. Y aparentemente la sociedad no va a ganar nada mientras la justicia no nos demuestre que la verdadera danza de la contraofensiva de la honestidad ya comenzó, dándonos la primera señal de eso: el primer pez gordo que caiga sin miramientos para ir a ocupar su lugar en una celda, lo que signifique la primera clarinada de nuestras huestes de la reserva moral rumbo a la reconquista de la decencia nacional.





Escrito por

Julio Andre Checa

Cambiar es lo que necesitamos con urgencia. Aceptemos el cambio apoyándolo y promoviéndolo. Poco o mucho, como corresponda, pero cambiemos


Publicado en

Rigor y monerías

Análisis y comentarios con énfasis en temas políticos, culturales, deportivos y del día a día.