No está en #ModoPapa

el comercio perú                                     

Sugerencia: Busquemos eliminar el Congreso de la República

Una innovación audaz en la estructura del poder

Publicado: 2017-12-19

El Congreso Nacional no ha tenido una actuación convincente a lo largo de nuestra historia republicana. Por eso año tras año, década tras década, la población siempre encontró motivos para despreciarlo, y eso lo hemos podido comprobar cada vez que la ciudadanía clamó con firmeza "¡cierren el congreso!".

Es que ha sido reiterativa la desaprobación porque los peruanos han sentido siempre que los congresistas no responden ni a las necesidades ni a los anhelos de los votantes, sino a sus propios intereses completamente desligados de lo que debe ser su función rectora en los ámbitos legislativo y fiscalizador.

Lo que se propone es reemplazar el congreso por una institución superior integrada por alcaldes provinciales y gobernadores nacionales. Mediante un proyecto amplia y concienzudamente estudiado por los colegios profesionales del país y con la participación de las más calificadas universidades a través de delegados, se establecerían las reglas para su funcionamiento, con lo que los gastos inútiles que ocasiona el parlamento en su actual constitución se reducirían sustancialmente pues solo una parte de ellos sería utilizada para solventar los costos de la nueva institución, dado que los representantes vendrían de sectores que ya tienen su propio presupuesto. El costo de las remuneraciones podría contemplarse como dietas, similares a las de los directores de cualquier institución.

Este proyecto, sometido a la consideración popular mediante el recurso del plebiscito, permitiría una relación mucho más productiva para la nación, tomando en cuenta que los representantes de ese nuevo congreso vendrían de lugares de contacto directo con la población y con sus necesidades. La organización y el número de integrantes de la nueva representación estaría fijada en el estudio de factibilidad correspondiente, así como la renovación de sus integrantes.

Tomar una medida audaz que rompa los moldes de todo lo que conocemos, es propio de los espíritus progresistas. Además, esta sugerencia camina muy de la mano con los tiempos nuevos que exigen también organizaciones nuevas, sobre todo en aquellos ámbitos donde las tradicionales no llegaron a satisfacer.

Evidentemente la resistencia a un cambio de tal magnitud sería colosal, sobre todo porque afectaría estructuras de otros países que podrían verse inclinados a replicarlo. Pero nada indica que las revoluciones sociales y sus proyectos ya hayan caducado: siempre habrá lugar para nuevas ideas y para nuevos intentos.

Los congresistas de carrera, aquellos que viven del erario nacional, dejarían de ser una carga inútil para nuestra nación. Es evidente que los peruanos no quieren mantener a congresistas de profesión, todos sabemos que ellos se llenan los bolsillos y encima nos apabullan con sus alegatos cargados de soberbia en los que tratan de convencernos de que necesitamos "políticos curtidos". Bien sabemos que cosa significa eso, en cambio alcaldes y gobernadores son más accesibles por el pueblo, están en contacto con él en el día a día, participan directamente con sus reclamos y sus requerimientos, luchan por mejorar su imagen del buen vecino que les permitirá ser elegidos. 

Si el Congreso Nacional es el pueblo en el poder, bien sabemos que no es de confiar porque su actuación se mimetiza entre 130 personas, mientras que los alcaldes y los gobernadores se ven obligados a rendir cuenta permanente a sus electores. La organización del nuevo congreso tendría que contemplar también la influencia de los alcaldes distritales, mediante acuerdos tomados grupalmente para ser tramitados a través de su alcalde provincial o su gobernador, según se señale en los estatutos.

Aquí lo único que hacemos es arrojar el guante.


Escrito por

Julio Andre Checa

Cambiar es lo que necesitamos con urgencia. Aceptemos el cambio apoyándolo y promoviéndolo. Poco o mucho, como corresponda, pero cambiemos


Publicado en

Rigor y monerías

Análisis y comentarios con énfasis en temas políticos, culturales, deportivos y del día a día.