¿Hasta cuándo?

ojo                                                    

¡Ay, Raquel!

Publicado: 2018-01-18

¡Ay Raquelita! Ya regresó a tu lado. Su cariño ausente que se había convertido en cariño malo por lo ausente, ha vuelto a ser para ti cariño bonito. Ya no tendrás que esperar cada domingo a las doce después de la misa para verlo. Para ti y para él no habrá más ni una sola noche de amargura. Genial en los detalles como lo fue en el numen musical, esperó para darte la sorpresa del reencuentro a ti, vieja limeña , a que la fecha coincidiera con el cumpleaños de tu bella ciudad, Lima, la capital mundial del criollismo musical peruano.

Allá, en el panteón de los inmortales, sin duda alguna debieron haber salido a darle el encuentro Avilés y el zambo Cavero. Con los brazos abiertos la exclamación simultánea de ambos no pudo haber sido otra que ¡Cuenta conmigo Perú! mientras detrás de ellos, una multitud interminable debió haber coreado ¡Y se llama Perú! , refrendada por otro coro ¡Contigo Perú!

Lucha Reyes quizá le salió al encuentro a reprocharle con algo de engreimiento, "me cansé de llamarte ¡regresa! pero no importa, ya estás aquí". El debió haber respondido con una amplia sonrisa, "tan pronto me dijiste ¡vuelve pronto! me alisté y aquí estoy. Y me parece mentira cuanto tiempo transcurrió desde aquella época en que me asomé a la jarana de Colón. Porque allí comenzó esta historia, cuando Cristobal escuchó una jaranita que abajo el puente se armó".

Seguro que Polo Campos preguntó al toque por su tocayo  Augusto Ferrando y por el "Pocho" Rospligliosi, así como por el resto de la patota. Y toda la pléyade de grandes compositores y cantantes peruanos que lo antecedieron debe estar en estos precisos momentos en un jaranón de rompe y raja allá en el cielo, donde es más que seguro que Taita Dios debe haberles concedido corcho libre para el festejo, y con carta exclusiva de gastronomía peruana, donde los ceviches, el cau cau, la chanfainita, el ají de gallina, el olluquito con charqui, el arroz con pollo (¡y con pato!), los tamales, la sangrecita, los chicharrones, los anticuchos,  las causas, la huancaína y la ocopa, todas las delicias de postres made in Perú como la mazamorra morada, el queso helado, las tejas, los picarones, las natillas con queso de cabra, el suspiro a la limeña secuestrado en Chile, deben estar rallando entre el trinar de las vihuelas y la voz de los cantores de corazón, y al compás de los inacabables "yo te estimo", donde el más estimado debe ser hoy y por el resto del festejo, el que vuelve al reencuentro, nuestro ahora inmortal Augusto Polo Campos.


Escrito por

Julio Andre Checa

Cambiar es lo que necesitamos con urgencia. Aceptemos el cambio apoyándolo y promoviéndolo. Poco o mucho, como corresponda, pero cambiemos


Publicado en

Rigor y monerías

Análisis y comentarios con énfasis en temas políticos, culturales, deportivos y del día a día.