desde este momento, no más hermanitos

punto y coma                           

"Agradecimiento" por el indulto de su padre: vacancia del presidente

En nada varía su currícula de nobles valores

Publicado: 2018-03-10

Quien sabe cuales son las fibras íntimas que estimulan a Keiko Fujimori para actuar como lo hace. En el fondo no hace otra cosa que mostrar sus sentimientos desprovistos de toda ropaje: Pretender vacar a PPK, no obstante haber agradecido públicamente por el indulto, es un golpe bajo no solo para el presidente sino también para su padre.

Es que la figura del presidente sale doblemente mellada. Aparece burlado pero también como un cojudo que no tuvo empacho en creer en las buenas intenciones del fujimorismo representado por Kenji. Porque se hace no creíble que Alberto Fujimori no tenga influencia alguna en lo que su hija decide. Bastaría con que el viejo patriarca amenace con revelar un par de cosas que pueden remover toda la estructura de lo que queda de Fuerza Popular, para que ella ordene archivar el caso.

Pero si no procede de esa legítima fuente la corrección de tan estúpida intención, el mismo PPK bien puede salir a los medios con la misma velada amenaza: Dos o tres cosas de las que sabe de buena fuente son suficiente para hacer recular a los golpistas del congreso.

Y es estúpida la intención porque si los otros grupos se dan cuenta que con este proceder le están dejando la mesa servida al fujimorismo, puede venir de ese lado el recule colectivo, lo que dejará a los naranjas como pavo desplumado.

Sin embargo, existe otra sospecha muy fuerte, y es que todo no sea sino un chongazo de marca mayor, donde interviene toda la clase política en su conjunto para salvaguardar lo poco que le queda como crédito dentro de la sociedad, y por eso esta movida que parece destinada a tapar todas las revelaciones de Lavajato.

La desesperada postura del congreso legislando de manera burda sobre la censura ministerial para asegurar que no se pueda disolver el congreso, en una clara demostración del esmero extremo que le ponen los congresistas al cuidado de sus frejoles (que más que frejoles debe ser caviar, de donde los "caviares" resultan todos ellos, sin excepción), pues el país para ellos ni chus ni mus.

Volviendo a la lideresa, no hace otra cosa que confirmar su desapego total a los sentimientos filiales que son tan preciados por la gente de estos lares: No le importó asumir el rol de Primera Dama siendo aún una inepta muchacha, y haciendo oídos sordos a los maltratos que su madre alegaba recibir del presidente, que incluían descargas eléctricas. Ahora no le importa que su padre quede como un malagradecido total, no obstante diga él que es un tema de su hija. 

Y no puede limpiarse diciendo que su deber de peruana es mayor que su condición de hija. ¿Cual peruana si nunca promovió que en su familia se mezclara una gota de sangre propiamente peruana, aunque fuera de varón de origen nipón pero nacido en el Perú? ¡Nanay! Se buscó marido americano y punto. Total, ella mantiene su corte de sus "cholos" que son los que la cuidan en su partido como si fuera una figura real.

A todo esto está colaborando el Apra, Acción Popular, APP, y los grupos de la llamada izquierda. Estos últimos repugnan cuando se están coludiendo con los máximos representantes de la corrupción con la única intención de pescar a río revuelto. No importa ni siquiera el origen de quienes vienen desde la orden sacerdotal, todos van en el mismo bus.

¿Creen, por ventura, que los presidentes del continentes no se van a pronunciar sobre este tema en la Cumbre de Lima? ¿Qué creen, qué ellos no se dan cuenta del pésimo precedente que se origina en nuestro país como mal ejemplo para el Poder Legislativo de las otras naciones? ¿Donde queda el equilibrio de poderes?

Nuestros políticos, que antes que legisladores son sabandijas del erario nacional, quieren "enseñar" a los brasileños como se capea el temporal que amenaza a toda esta casta, en base a la viveza criolla para la cual ellos pretenden que no hay forma de frenar. "Vivos", "moscas", "pendeivis", "sapos", nadie puede contra nuestra preclara clase política, la cual cuenta como colaboración espontánea con la indiferencia ciudadana de una sociedad que está corroída hasta sus cimientos. 

Después de todo este el país que nos merecemos. ¡Pobre Perú!, tu gente no te merece y por eso está teniendo lo que tiene.


Escrito por

Julio Andre Checa

Cambiar es lo que necesitamos con urgencia. Aceptemos el cambio apoyándolo y promoviéndolo. Poco o mucho, como corresponda, pero cambiemos


Publicado en

Rigor y monerías

Análisis y comentarios con énfasis en temas políticos, culturales, deportivos y del día a día.