no cree en los 'boticarios'

El ancla en el gobierno por el desaforo de PPK se va a notar muy pronto

Basta con escuchar al remanente de los actores políticos que siguen en el barco

Publicado: 2018-05-02

Con escuchar las explicaciones del Primer Ministro ante el Congreso Nacional y los comentarios de los congresistas, uno tiene material de primera mano para darse cuenta de que con la salida de PPK lo que ha quedado es el escenario político del gobierno y su Legislativo en manos de calichines.

No es tampoco que el gobierno de PPK venía destacando, pero al lado de los que quedan no hay punto de comparación. Los que piensan en contrario, los que aplauden las apariciones del presidente y sus ministros en cualquier ocasión y por quítame estas pajas, tendrán que reconocer más temprano que tarde que este figuretismo no conduce a nada en el ámbito del gobierno. Muchos dicen que son actos políticos para reforzar la imagen presidencial, ya veremos que tanta importancia tienen cuando la gente en la platea y en la cazuela empiece a meter bulla porque no se ve nada concreto.

No hay necesidad de ser pitoniso para darse cuenta de lo gaseoso e infantil del manejo gubernamental en todas sus instancias. Se nota que no hay gente de peso y por supuesto que con los Salaverry, Becerriles, Quequenes, Mulder, Bartras, Letonas, etc. tampoco. Es como una comida que no necesitas probarla para saber como está, el olor nomás nos indica que es ni fu ni fa. Pero esto no es nuevo, se viene consolidando desde hace varios años, y lastimosamente una opción diferente como la de PPK que nunca sabremos qué hubiera hecho, fue traída abajo por el tremendo complejo de inferioridad que nuestra composición auquénida (incluída la de Harvard) tiene ante un tipo cualquiera si es "gringo".

Pueden poner el grito en el cielo si quieren, pero en todos los estamentos de nuestra sociedad (o en casi todos, para ser más exactos) se respiraba en cada intervención contra PPK el deseo de pisotear al gringo como una manera de destacar, de tomar peso ante los demás, ante aquellos que batían palmas porque su sentimiento es el mismo. Y aunque yo me equivoque en esta apreciación, el fondo mismo del asunto planteado subsiste entre nosotros, digan lo que digan.

Por eso, porque toda la clase política actual es la responsable del cambio en el timón que se hizo al presionar al presidente para que renuncie, la vergüenza y la ignominia caerá sobre ella cuando ya no haya manera de disimular nuestra franciscana capacidad y la verdad aflore para que todo el mundo abra los ojos y acepte que una opción que tal vez no era ni siquiera buena sino simplemente aceptable, fue traída abajo por sentimientos mezquinos, que tal vez no calificaban ni siquiera  para intereses mezquinos.


Escrito por

Julio Andre Checa

Cambiar es lo que necesitamos con urgencia. Aceptemos el cambio apoyándolo y promoviéndolo. Poco o mucho, como corresponda, pero cambiemos


Publicado en

Rigor y monerías

Análisis y comentarios con énfasis en temas políticos, culturales, deportivos y del día a día.