las cosas claras, señor presidente

depor                  

La verdadera droga del pueblo es el fútbol

y es buena y mala a la vez

Publicado: 2018-06-05

El fútbol como entretenimiento y deporte es el más bello invento del hombre, pero suele atrapar a la gente con tal intensidad que termina siendo una droga. Y decimos que es buena y mala a la vez, porque es tremendamente saludable para la parte física, no solo para quien lo practica sino también para los espectadores, pues la emoción y alegría que despierta en sus seguidores, sobre todo cuando hay una racha de buenos resultados, se transforma automáticamente en buena salud.

Pero en la parte psíquica, en la que controla los pensamientos y sentimientos, causa eventualmente mucho daño en tanto que hace que la gente se desentienda de cosas que son de gran trascendencia para la vida misma, como es el caso del aspecto político de la nación. Y como sarcástica consecuencia, los corruptos y los ineptos que son los que en el día a día logran con sus malas actitudes que el pueblo se alinee en su contra censurándolos, gozan de unas gratas pero inmerecidas vacaciones que aprovechan para tirar un manto de olvido sobre todo aquello que los tenía en salmuera.

En el tema peruano y la pasión por nuestro seleccionado, se da un caso muy curioso de papeles invertidos. Siempre se decía que nuestros jugadores debían poner todo su esfuerzo para ser dignos de representarnos, pero resulta que ahora ellos están demostrando que nosotros no somos dignos de tener este gran equipo. Porque su imagen tiende a agrandarse hora a hora en el concierto internacional mientras nuestra población, al margen del inmenso cariño que muestra por sus muchachos y su cuerpo técnico, no da la nota en el quehacer diario donde su actuación deja mucho que desear en el respeto a los valores humanos y cívicos, así como en el desorden con que practican la informalidad por todo lado, además del incremento del crimen y el desdén ante la necesidad de someterse a la autoridad, autoridad que a la vez tampoco hace méritos para ser respetada, lo que permite que nuestra patria, tan rica y generosa en recursos naturales, esté poblada y dirigida por gente que no la merece, salvo muy pocas excepciones que no alcanzan para tapar el sol con un dedo.

Nuestro país tiene cuatro pilares que conforman el sustento de nuestra nacionalidad, y que son el fruto de una larga transición del estado incipiente y vacío hasta los acervos que componen nuestra cultura consolidada. Ellos son nuestra historia, nuestra gastronomía, nuestro folklore y nuestro fútbol. En estos cuatro elementos descansa prácticamente todo el concepto rescatable de lo peruano. Porque cada uno de ellos tiene una identidad muy bien definida de peruanidad indiscutible, ellos son nuestro orgullo, y a pesar de que hay otros elementos algunos tan valiosos como los mencionados, son a estos cuatro a los que recurrimos cada vez que queremos poner de manifiesto las peculiaridades de lo nuestro. Y es porque en otras áreas no sentimos o no les concedemos el mismo peso a sus manifestaciones. 

Lo que pasa es que la eclosión monumental derivada de nuestro fútbol hermoso y reconocido internacionalmente, ha revivido de golpe y porrazo este aspecto tan querido de nuestra personalidad peruana, pero ello debería ser bien aprovechado para esmerarnos en aparecer también eficientes y ejemplares en otros aspectos de nuestra nacionalidad. Al respecto recomiendo leer esta interesantísima crónica publicada hoy día 5 de junio en el diario Perú21: https://peru21.pe/opinion/opina21-carlos-parodi/peru-versus-dinamarca-409311


Escrito por

Julio Andre Checa

Cambiar es lo que necesitamos con urgencia. Aceptemos el cambio apoyándolo y promoviéndolo. Poco o mucho, como corresponda, pero cambiemos


Publicado en

Rigor y monerías

Análisis y comentarios con énfasis en temas políticos, culturales, deportivos y del día a día.