¿Hasta cuándo?

diariolaprimeraperu                                

Este país no tiene remedio

Ya está en la condición de esperpéntico

Publicado: 2018-06-06

Es muy penoso tener que reconocer que tu nación ha venido de mal en peor, y que ya ha llegado a una condición humillante por estar dirigida y al servicio de gente de la peor calaña que la ha llevado por una ruta de total desquiciamiento. 

Ya nada de lo que pasa nos asombra, toda la actuación política es digna de un sainete de la peor calidad, y hay que decirlo a voz en cuello: esto se inicia con la aparición de la familia Fujimori en el escenario público nacional. No es que antes fuéramos muy felices, pero la perversa aparición del terrorismo le dio a Alberto Fujimori la oportunidad para trepar a la presidencia del Perú y desde allí establecer su propio feudo a la mejor manera oriental.

Hasta allí todo hubiera sido aceptable, viendo sus intenciones el pueblo pudo haberlo sacado de la presidencia, pero resulta que la mayoría de nuestra gente, aquella que conforma las capas más notorias de la miseria, fue presa del encanto que ante sus ojos significaba la atención y el regalo que ellos siempre apreciaron con ilusión y angurria. De allí para adelante, la alianza de esta plebe con su emperador se hizo inexpugnable, y además llegaron al reparto un  montón de aprovechadores (que hasta ahora siguen siendo los mayores aduladores del fujimorismo) para fijar las pautas de lo que debería ser un gobierno de larguísimo aliento.

La publicación de los videos de la salita del SIN hizo que Fujimori abandonara su proyecto y se largara para renunciar por fax. Pero un poco de tiempo después hizo caso a los cantos de sirena que le decían que retornara al Perú para volver a coger lo que era suyo. Y ya sabemos el resto de la historia.

Sin embargo hay una fulana sin sangre en la cara que tomó la posta, rodeada y halagada por una tira larga de manganzones y manganzonas que la han elevado a la dimensión de colla oriental. Y esta mujer mantiene al país en zozobra en una actitud de soberbia que la hace pasar sobre todo lo que se opone a su real pie.

En un país ya descompuesto de esa manera, aparecieron o reaparecieron figuras como las de Alan García y Alejandro Toledo que no compusieron nada del terreno andado, de manera que toda la comparsa, es decir la población peruana, ha seguido el mismo rumbo que nos lleva inexorablemente a un arcano por descubrir, pero que definitivamente no se encuentra en un futuro paradisíaco sino en todo lo contrario.

Y no puede ser de otra manera, porque parece ser, por lo que se ve, que hubiera una competencia para ver quien es el o la ¡qué la caga más!

A la manera del enigmático Leviathán de Hobbes, hay una cara de sonrisa sarcástica y mirar jalado, que parece que fuera la que goza más con esta triste realidad nuestra. ¡Pero que estamos pagando para que los Fujimori hayan tomado las riendas de esta nación, de este país hecho jirones!


Escrito por

Julio Andre Checa

Cambiar es lo que necesitamos con urgencia. Aceptemos el cambio apoyándolo y promoviéndolo. Poco o mucho, como corresponda, pero cambiemos


Publicado en

Rigor y monerías

Análisis y comentarios con énfasis en temas políticos, culturales, deportivos y del día a día.