¿Hasta cuándo?

pinterest        

Ahora paso a paso y a controlar los nervios

Algunas disquisiciones sobre la etapa final de la Copa Fifa

Publicado: 2018-06-11


Los nervios se apoderarán inexorablemente de nosotros cuando empiece a rodar sobre el gramado la pelota de fútbol en el partido contra Dinamarca. Todo el largo trecho recorrido para llegar a Rusia 2018 tendrá su prueba de fuego en tres partidos a realizarse en esta primera fase eliminatoria.

Seamos prudentes en nuestras expectativas sin perder el optimismo. Porque los rivales, y no solo en nuestro grupo sino en todos, saldrán a dejarlo todo en esos tres partidos. Por lo tanto, esto es mucho más bravo que en las series de clasificación donde se jugaban más encuentros, y de ida y vuelta, de modo que había opción de recuperar lo perdido inicialmente, y justamente Perú es la mejor prueba de esto.

Y ya que hablamos de los nervios, seamos justos comprendiendo a nuestros jugadores cuyos nervios estarán puestos a prueba, al máximo permitido por la condición humana. Confiemos en su clase, pues la clase mata a los nervios, pero aceptemos que el rival tiene los mismos derechos a pretender la victoria.

Y en este punto del camino nos permitimos algunas disquisiciones que a modo de fantasía adorna aún más el ambiente de la gran fiesta futbolística. Actualmente son 32 equipos que han llegado a esta etapa, y el futuro campeón solo necesita ir pasando de instancia, partido a partido, hasta llegar al partido número 7, que necesita ganar en tiempo convencional o adicional, o en tanda de penales, para obtener la Copa y el título de Campeón del Mundo.

Imaginemos por un instante que el campeonato mundial se disputara en un largo torneo de todos contra todos. Al ser 32 los equipos clasificados para acceder al torneo final, cada equipo debería disputar 31 partidos. Si los partidos se jugaran a razón de 2 por semana (por ejemplo domingo y jueves), serían necesarias 16 semanas para tramitarlo enteramente, o sea 16 x 7 días = 112 días aprox.

Habría que ver si un torneo tan largo tendría justificación y sería rentable. Desde el punto de vista de la sede, podría incorporarse más de una, por periodos pero consecutivos. Lo más interesante sería ver cada vez la fluctuación de los puntajes en la tabla de colocaciones, lo que permitiría especular con posibles variantes. Y además podrían incorporarse algunos alicientes adicionales, como por ejemplo que los cinco primeros clasificados, incluido el campeón del mundo, automáticamente obtendrían cupo para el siguiente campeonato mundial, lo que permitiría la participación de más equipos en las próximas eliminatorias.

Obviamente que la mayor dificultad estriba en los campeonatos locales que tendrían que privarse de sus mejores jugadores por un periodo relativamente largo. En fin, son solamente elucubraciones, pero válidas en tanto unas eliminatorias tan largas no justifican que la mitad de los equipos se regresen a su casa después de tres partidos


Escrito por

Julio Andre Checa

Cambiar es lo que necesitamos con urgencia. Aceptemos el cambio apoyándolo y promoviéndolo. Poco o mucho, como corresponda, pero cambiemos


Publicado en

Rigor y monerías

Análisis y comentarios con énfasis en temas políticos, culturales, deportivos y del día a día.