el fango está en todos lados

el comercio                                 

Uno (Dinamarca) la hizo a costa nuestra, no podemos permitir que la haga ni uno más

"¡Si se puede!" es la voz

Publicado: 2018-06-18

No somos los únicos que jugando bien, perdemos. Alemania, como nosotros, tuvo muchas oportunidades favorables pero no lo consiguió. Y además ellos dejaron descubierta su defensa muchas veces y los mexicanos no lo supieron aprovechar. En cambio, bastó una sola descoordinación en nuestra zaga para que los daneses aprovecharan la ocasión.

Túnez jugando un buen partido pierde casi en las finales por una mala estructura de su defensa que descuidó marcas importantes. Igual le ha pasado a Corea del Sur. En fin, no se trata de consolarnos con desventuras ajenas sino de señalar que lo nuestro fue más por causa del destino que otra cosa. Así es el fútbol, a veces la pelotita se encapricha y no le da la gana. No se trata de decir "¿Por qué no alineó Guerrero desde el saque?". Gareca no puede tener la culpa de que justo Cueva estuviera desafortunado en el penal, ya que con eso todo cambiaba. Y por cierto que no se le puede achacar la culpa a Cueva, en un penal siempre está latente la posibilidad de fallarlo.

Pero con lo que le vimos a Perú contra Dinamarca, tenemos fundadas esperanzas de ganar los dos últimos partidos. No es seguro ni mucho menos, pero esa posibilidad existe. Y aún empatando con Francia, dependerá del otro encuentro del grupo y de los dos partidos finales para conocer nuestra suerte final. Y aún en el caso extremo de perder con Francia y ganar a Australia hay una posibilidad remota de clasificar, siempre y cuando Francia les gane a todos, Australia le gane a Dinamarca y nosotros a Australia, en cuyo caso el asunto sería por diferencia de goles. Pero, reiteramos, esto es remoto porque bastaría que Dinamarca y Australia empaten entre si para que nuestros muchachos preparen valijas para el regreso al país. O que una Francia ya clasificada no se esfuerce frente a Dinamarca y le permita empatar o ganar.

Por lo tanto, lo único que podemos esperar y lo único que tendríamos derecho a exigir, es que el equipo deje la clara y la yema en la cancha, y que siga practicando ese fútbol de ensueño que viene desarrollando para que en las retinas de los aficionados de todo el mundo quede el recuerdo permanente de un Perú que retornó deslumbrante a los mundiales, y que solo porque los avatares lo castigaron aplicándole la sanción de la injusticia mayor, el mundo se quedó sin saber hasta donde podría haber llegado esta selección tan atractiva para todos los públicos.

Pero el momento del trago amargo todavía no ha llegado, y esperemos que no llegue, para redondear una hazaña increíble que permita que todos los heraldos la pregonen en el mismo Parnaso para que quede grabada con letras de fuego en nuestros corazones, recordándonos la obligación que tenemos con nuestros campeones de ser dignos merecedores de tener el equipo que tenemos, que además terminaría siendo la admiración de los fanáticos de todo el mundo. Y para ser dignos de ellos, tú y todos sabemos lo que debemos hacer y como debemos actuar en nuestra vida diaria, y las exigencias que podemos y debemos hacer a nuestras autoridades para que nuestro amado Perú llegue al bicentenario como le corresponde.

¡¡¡CÓMO NO TE VOY A QUERER....CÓMO NO TE VOY A QUERER!!!!!


Escrito por

Julio Andre Checa

Cambiar es lo que necesitamos con urgencia. Aceptemos el cambio apoyándolo y promoviéndolo. Poco o mucho, como corresponda, pero cambiemos


Publicado en

Rigor y monerías

Análisis y comentarios con énfasis en temas políticos, culturales, deportivos y del día a día.