el momento del ego

peru.com            

¡Grande, inmensa nuestra selección! Cualquier epíteto es insuficiente.

Publicado: 2018-06-29

En el ámbito deportivo, la campaña de nuestra selección de fútbol es mucho más que satisfactoria considerando los 36 años de ausencia en mundiales que nos tocó vivir, de modo que cualquier acto de complacencia que enarbolemos no se estrella ni remotamente con las recomendaciones de Gareca y su cuerpo técnico de no festejar las derrotas, entendiendo como tal el no cumplimiento total de nuestras expectativas previas posteriores a la clasificación para la fase final en Rusia.

Todo lo anterior como justificación a nuestra exaltación por el remate de una campaña por la que no dábamos ni un centavo después de bien avanzada la primera ronda clasificatoria, la cual, en términos hípicos, en una larguísima y exitosa atropellada nos permitió llevarnos literalmente a la gloria de cumplir con una esperanza que a esas alturas era poco menos que imposible, muy remota por decir lo menos.

Pero es en los campos cívico, social en general, y moral, donde debemos ubicar esta singular gesta colectiva para darle el lugar y la calificación que se merece. Y la primera sustentación que se nos ocurre para magnificarla, está referida a su connotación de realización monumental educativa. En una comparación de efecto sobre la masa popular de nuestro país, podemos asegurar que ningún gobierno de los últimos quince años, y quizá más, ha logrado un avance tan espectacular en esos campos que nuestra querida selección, con Gareca y su cuerpo técnico a la cabeza.

Es tan grande el refulgir de nuestro equipo en este escenario impensado para un fenómeno deportivo, que el fútbol mismo se ha vestido de lujo por esta campaña de una de sus representantes en el ámbito de un evento de dos años de duración y expectativa creciente con difusión mundial. La FIFA misma debe mirar con embeleso todo el bien que este deporte tan metido en el alma popular del mundo puede hacer dentro del medio social de cualquiera de sus afiliados, lo que sin duda le permitirá mencionarlo tal vez como el más grande logro histórico conseguido hasta la fecha en la práctica del fútbol a nivel mundial en aras de su apoyo a la más hermosa tarea de cualquier actividad: propiciar el desarrollo de los más nobles valores humanos en el seno de la sociedad.

Y reduciendo su importancia a nuestro querido Perú, depende de todos nosotros, sus habitantes, con una captación inteligente por parte de nuestras autoridades políticas del inmenso potencial que esta campaña ha puesto a nuestro servicio, sacarle provecho a esta oportunidad que nos dispensa el destino, y que es un verdadero filón para nuestros objetivos de crecimiento rotundo y en todos los campos, con énfasis en el educativo y moral.

Si ubicamos el fantástico logro de nuestro seleccionado en nuestra conciencia popular, sin duda que tomará actualidad el sueño de nuestra gran Chabuca Grande, genial compositora y entusiasta impulsora de cualquier movimiento social tendiente a desarrollar todo aspecto de nuestras expresiones con fines  de alimentar la calidad de todo lo peruano, que se puede condensar maravillosamente en esa preciosa metáfora de su onírica composición "Paso de vencedores", "...hermano nuevo, olores de revolución, patria en barbecho..." 

Y que no se rasguen las vestiduras los pacatos que ante el término revolución gritan como plañideras, sin entender o pretender no entender que la revolución es un hecho histórico por excelencia en cualquier campo y disciplina, y si no fuera por ellas aún estaríamos viviendo en cavernas y obteniendo nuestros alimentos con armas de piedra. Pero no les hagamos caso, la aún más genial calificación de patria en barbecho  es una de las más bellas metáforas de nuestra criolla compositora de relieve mundial. Si tomamos literalmente la definición de barbecho como Terreno de labor que no se siembra durante uno o dos años para que la tierra descanse o se regenere, encontraremos que el concepto cae al dedillo con lo que hicimos con el fútbol respecto a preparar el terreno (nuestros querido Perú) para empezar ahora mismo y aquí a sembrar lo que más adelante empezaremos a cosechar.

Gracias, Ricardo Gareca, gracias muchachos monumentales, gracias a todos los peruanos bien nacidos que nos han permitido durante estos dos años, muy bien ganados al destino, poner en barbecho a todo un país. Ahora, ahorita es el momento de empezar a sembrar, pero eso ya es tarea de todos los que estuvimos mirando complacidos al equipo que se encargó del barbecho de la tierra durante este feliz periodo de nuestra peruanidad renacida. Y es menester ponernos a sembrar sin perder un instante, para que este terreno regenerado no se pierda estérilmente. AHORA LA PELOTA ESTÁ EN NUESTRO CAMPO.





Escrito por

Julio Andre Checa

Cambiar es lo que necesitamos con urgencia. Aceptemos el cambio apoyándolo y promoviéndolo. Poco o mucho, como corresponda, pero cambiemos


Publicado en

Rigor y monerías

Análisis y comentarios con énfasis en temas políticos, culturales, deportivos y del día a día.