el fango está en todos lados

denganche.com                      

La duda de Gareca

¿Se queda o se va?

Publicado: 2018-07-03

La presión que está metiendo la afición y sobre todo la prensa peruana sobre Ricardo Gareca para que defina cual será su decisión, no es ni oportuna ni positiva. Luego del gran logro obtenido por el entrenador con nuestra selección, por lo menos nuestro agradecimiento debería mostrarse dejándolo tranquilo para que tome su decisión bien pensada y consensuada con su círculo íntimo para que mañana no tenga motivos serios para arrepentirse.

De primera intención, más allá del aspecto meramente sentimental, que siendo importante, en el aspecto deportivo y sobre todo futbolístico no lo es tanto por tratarse de una disciplina donde el fin primordial es el resultado, los puntos a considerar cubren muchos campos de especulación. Por lo tanto, lo primero que Gareca pondrá en la balanza será la opción de llevar la mejor campaña con tal o cual selección. Nótese que por el momento no estamos hablando de clubes de fútbol, donde el abanico de posibilidades se abre en forma descomunal, pues te llegarán ofertas desde Inglaterra, España, Italia, hasta Brasil, Colombia, México, pasando por Rusia, China, Japón, hasta USA. Estamos hablando  de selecciones nacionales, que son muy pocas y cuya dirección te catapulta de golpe y porrazo hasta el Parnaso futbolístico. 

En este entendimiento, el partido que debe estar realizándose en el cerebro de Gareca es uno que enfrenta a dos selecciones, Argentina y Perú. ¿Qué tiene una y otra? La selección peruana demuestra un juego colectivo como pocos en el mundo, y eso es trabajo neto de Gareca, ¿dejará que otro coseche los resultados de su obra? Pero, por otro lado, en el terreno de la imagen y potencial nacional, Argentina es un candidato siempre a los puestos de vanguardia en cualquier torneo, Perú es una potencia incipiente. Y además, tanto Gareca como su familia son argentinos, entonces en el ánimo de la familia Gareca se enfrentan la ternura (la correspondencia al amor sin límites de los peruanos hacia su estratega) contra el orgullo de la argentinidad, del gran campeón caído en un tropezón a los que los tiene acostumbrados, pero con la certeza de que bien manejada, la albiceleste se puede trepar hasta el nivel máximo.

Es cierto, en el Perú las exigencias a su trabajo son recontra menores, los peruanos tendrán un margen muy grande antes de empezar a mostrar intolerancia por resultados negativos mientras que en Argentina a la primera de bastos lo harán papilla a Gareca y a todos los que clamaron por su contratación. De modo que el enfrentamiento de Ricardo y su familia, más allá de cuestiones más puntuales como son la comodidad de su asentamiento actual en la propia patria contra la incertidumbre de acostumbrarse a desarrollar un  nuevo estilo de vida en tierra ajena, que si bien es cierto jamás la sentirán como ajena, ¡ni hablar, acá todos ellos son peruanos!, les significa un periodo de aclimatación con todo lo que ello conlleva, decimos, el enfrentamiento real de Gareca y su familia se reduce a dos condiciones: COMODIDAD vs. DESAFÍO.

Y ese es el mayor enemigo que tenemos los peruanos para nuestro ferviente deseo de la continuidad de Gareca en el Perú. Gareca no es un hombre conformista, lo sabemos bien, y nuestra única opción está en que Gareca sienta que acá también tiene un  desafío muy grande. Perú está a medio camino, creemos que aún hay techo para nuestro equipo. ¿Pensará igual Gareca? Si el piensa así, y no hay forma de meterse en su cerebro para saber lo que piensa, ¡Gareca se quedará en el Perú!


Escrito por

Julio Andre Checa

Cambiar es lo que necesitamos con urgencia. Aceptemos el cambio apoyándolo y promoviéndolo. Poco o mucho, como corresponda, pero cambiemos


Publicado en

Rigor y monerías

Análisis y comentarios con énfasis en temas políticos, culturales, deportivos y del día a día.