¡que sigan trabajando!

antoni gutierrez - rubi       

El Estado Peruano hace agua por todo lado

Está podrido desde sus cimientos

Publicado: 2018-07-10

El Estado Peruano, o sea el cascarón que envuelve a nuestra nación y contiene todas las estructuras creadas por nuestras generaciones libres para soportar a los distintos estamentos colectivos y sociales escogidos por voluntad colectiva para dirigir nuestros destinos en el seno de la patria, está gravemente enfermo. Debería ser un organismo fuerte, firme y compacto, apuntalado por la fuerza y decisión de su gente, y sin embargo ha devenido en una degeneración amorfa, insulsa, gelatinosa, que se desparrama en toda dirección sin control ni destino señalado.

La famosa pregunta de "¿en qué momento se jodió el Perú?" nació mal hecha. Debió ser "¿en qué momento empezó a joderse el Perú'?", pero es que la gente desencantada en aquel momento, ni por asomo podía sospechar lo que se vendría con el paso del tiempo. Ahora la descomposición es tan acelerada que no da ni tiempo para indignarse, porque cada cosa que pasa es baladí frente a lo que viene a continuación. Por eso es ridícula y absurda la expresión de sorpresa de los políticos y los comentaristas frente a cada nueva situación que se presenta, siempre mucho más turbia que la anterior.

Lo peor de todo es que la gran corrupción va ganando el partido y por goleada, insinuando que va a ser muy difícil, si no imposible, revertir la goleada, con Paolo Guerrero o sin él. Los peruanos, con énfasis en los más jóvenes, atentos a sus aparatos celulares, no miran ni de reojo lo que está pasando en sus narices, lo que les cae de perlas a los corruptos que cada vez son más.

Todos los organismos del estados han sido tomados por asalto, y no se ve un movimiento serio que lidere una defensa de la civilidad en su derecho a vivir dentro de una sociedad ordenada, cívica, legal, con valores firmes y no negociables. Ahora resulta que ni siquiera un golpe militar, al que la simple mención causaba protesta cívica, podría augurar un cambio positivo por la imposición de la fuerza, porque seguramente también nuestras instituciones armadas han sido tomadas por asalto por la corrupción. Y hay derecho a pensar de esa manera al ver que en el ejecutivo, en el legislativo, en el judicial y en el ex-electoral, está campeando la corrupción con desfachatez cada vez más grosera. Y los ámbitos regional y municipal no son menos botín de la corrupción, también están en primera fila.

Bueno pues, ya es tiempo que salga a la palestra un hombre honorable que, amparado en una conducta reconocidamente intachable, tome la bandera de la recuperación del honor nacional. No importa donde se encuentre este hombre, en las fuerzas vivas de la nación, en las fuerzas armadas, en el seno del Poder Judicial, en el campo político de nuevo cuño, en el magisterio, en el campo profesional, donde sea que esté es menester ubicarlo con urgencia, ¡el Perú lo necesita!


Escrito por

Julio Andre Checa

Cambiar es lo que necesitamos con urgencia. Aceptemos el cambio apoyándolo y promoviéndolo. Poco o mucho, como corresponda, pero cambiemos


Publicado en

Rigor y monerías

Análisis y comentarios con énfasis en temas políticos, culturales, deportivos y del día a día.