¿Hasta cuándo?

diariolaprimera peru           

Política y delincuencia

Dos conceptos diametralmente antagónicos

Publicado: 2018-07-25

La política se encarga de darle a la sociedad el marco adecuado para su desarrollo armónico y pacífico, tendiente a procurar la felicidad de sus integrantes. Es, por lo mismo, la madre del estado. De sus considerandos y disposiciones surge el estado (hablando solo en singular, pues en su acepción integral, nacen los estados) mediante el acuerdo colectivo que da origen a la nación y la forma de administrarla: el Pacto o Contrato Social.

Nada más distante de la política, por lo tanto, que la delincuencia. Es decir, la esencia misma de la ciencia política supone la abstracción total de los actos delincuenciales. Por lo tanto, resulta una aberración que los componentes de una colectividad social, o una parte de ella, pacten o hayan pactado con la delincuencia a través de actos de corrupción.

Por su naturaleza de poder establecido en el organigrama del estado, el Poder Judicial tiene una raíz eminentemente política, como la tienen los otros poderes de la nación y los organismos públicos que componen el estado. El gran conglomerado ajeno a la estructura pública lo compone el sector privado, que numéricamente es muy superior al sector público, y en el cual se maneja la cosa privada de los integrantes de la nación, que, sin embargo, por el mismo Contrato Social tiene que subordinar algunos aspectos de sus actos al control de los poderes del estado. 

En este entendimiento, es completamente lícito que algunos o muchos integrantes de la población de un país, efectúen actos simbólicos que expliciten su indignación ante el avance de la delincuencia en el ámbito estatal. Y más rescatable es el hecho de que estos actos surjan de la voluntad de la mejor reserva que tiene un país, que es su fuerza juvenil.

Ante el bosquejo arriba señalado, dirigido por la amenaza de que el avance de la corrupción generalizada se haga finalmente inmanejable, resulta completamente inoportuno, por decir lo menos, el pronunciamiento del Ministro de Defensa en el sentido de que el Perú no tiene la culpa de lo que viene sucediendo.  Entonces, ¿quién tiene la culpa, Chile? Sería bueno que nos expliquen cual es el significado del concepto PERÚ. ¿Será tal vez que el ministro se refiere a la inmensa extensión territorial de la América del Sur donde se asienta un país llamado Perú?

El territorio peruano es generoso en exceso, los afortunados habitantes de esta extensión territorial no podemos tener sino agradecimiento inmenso hacia el mismo, devoción si se quiere. Pero el Perú es toda la estructura que descansa encima del territorio, con todas sus vivencias, sus orígenes, sus culturas, sus costumbres, su pasado, su presente y hasta su futuro. Y el elemento motor de este privilegiado país es su gente. Es decir, señor ministro, como dice el vals de Polo Campos "yo también me llamo Perú" y yo reconozco que tengo mi cuota de responsabilidad en lo que viene sucediendo en mi patria.

Y tampoco era necesario que Polo Campos dijera "somos tus hijos y nos uniremos...". Si, el Perú es nuestro padre o madre, como se quiera señalar, y cuando él o ella atraviesa un periodo de postración por causa grave, a ningún hijo se le ocurre festejar su cumpleaños. Por lo tanto, a los ciudadanos o jóvenes que quieren guardar señal de duelo por la grave situación, absteniéndose de participar en los desfiles militares, no se les puede criticar por esa decisión.

¿Qué pasa señora Mercedes Araoz, vice presidenta de la república? Si a usted tampoco le parece bien la acción de gente tan peruana como usted que no siente ganas de participar en esta clase de festejos, actúe según su criterio pero respete el criterio ajeno. Nosotros, los que nos sentimos demasiado apesadumbrados para festejar con fervor patriótico la fecha magna en esta ocasión, respetamos su punto de vista y el del ministro José Huerta Torres, pero les pedimos que respeten el punto de vista de los otros, de aquellos que no quieren darle tregua a la corrupción brindándole un momento de alivio para que disfruten de la cortina que significa en estos momentos actuar como si no pasara nada.


Escrito por

Julio Andre Checa

Cambiar es lo que necesitamos con urgencia. Aceptemos el cambio apoyándolo y promoviéndolo. Poco o mucho, como corresponda, pero cambiemos


Publicado en

Rigor y monerías

Análisis y comentarios con énfasis en temas políticos, culturales, deportivos y del día a día.