el momento del ego

okdiario                     

¡Que tal falta de respeto al pueblo!

Y dicen ser los representantes del pueblo

Publicado: 2018-08-30

¡Es alucinante! Todos los políticos muestran un desprecio total hacia las masas populares, justamente los seres humanos que son los que conforman la población y las sociedades civilizadas, las responsables y las inspiradoras de la existencia del PACTO SOCIAL. Es decir, al patrón se le quiere reducir a su mínima expresión.

¿Y por qué? Porque le tienen miedo a su veredicto, porque saben que sus actos no responden al interés popular sino a sus propios intereses subalternos y delictivos. Asombra ver y oír el desparpajo con que se refieren a la posibilidad de que el pueblo intervenga con sus opiniones y deseos en la marcha del estado a través de un referéndum, sobre todo sabiéndose que se trata de asuntos que le conciernen a la sociedad en su conjunto, y que por lo tanto no deben ser prerrogativa de aquellos que no tienen mandato específico para señalar tal o cual cauce para los acontecimientos futuros.

Qué se creen estos sujetos, ¿qué son dueños de la verdad y los aciertos cuando justamente a ellos se les debe mayormente el desmadre en que nos encontramos metidos? ¡Somos treinta y dos millones de personas pensantes, de las cuales por lo menos veinte millones y algo más estamos en perfecto uso de nuestras facultades ciudadanas, cómo para saber que es lo que queremos y que cosa nos conviene como estado libre y soberano!

Debemos seguir observando con atención donde está la gente que respeta a las mayorías ciudadanas y está dispuesta a acatar la decisión soberana de las mismas, tal cual estipulan las normas de la democracia real. Miremos atentamente donde surgen las voces discordantes, las que intentan como siempre burlar a la autoridad civil por excelencia, que es el pueblo en su conjunto.

Aquellos que pretenden llevar de la mano al pueblo en la dirección que su criterio o razón les indica que es la correcta, deben esforzarse por instruir al pueblo para que su voluntad coincida con la de los entendidos, pero es síntoma de soberbia sin nombre querer imponer al pueblo cosas que no conoce, que no las siente o simplemente que las rechaza. El proceso es largo, pero también ha sido largo el proceso de embrutecimiento colectivo que es el fruto de la manera en que han venido actuando los políticos. Ahora, cuando el pueblo empieza a reclamar el cambio de rumbo porque aprecia que nos estamos desbarrancando, ellos quieren imponer sus métodos anti democráticos aprovechándose de una supuesta ignorancia colectiva, algo que los grupos que aún son mayoría y que ya no soportan más desgobierno por culpa de las mafias, están dispuestos a corregir contra viento y marea.

¡Y tenemos que hacerlo! Nos asiste el derecho de ser el pueblo que sostiene a un estado al que no le va a permitir más que lo intenten seguir esclavizando. Como decía mi padre, un  viejo y auténtico aprista de cuño antiguo, partido con el nunca he simpatizado pero él si, porque en su trayectoria de lucha nunca claudicó a pesar de que fue perseguido por sus ideas cuando él era muy cercano a su jefe Victor Raúl, repito, como decía él emocionándose e indicando con su dedo índice "¡Un ciudadano, un voto! ¡Ese es el milagro de la democracia!"

Entonces ahora, le pese a quien le pese, en el muy próximo referéndum ¡UN CIUDADANO, UN VOTO!


Escrito por

Julio Andre Checa

Cambiar es lo que necesitamos con urgencia. Aceptemos el cambio apoyándolo y promoviéndolo. Poco o mucho, como corresponda, pero cambiemos


Publicado en

Rigor y monerías

Análisis y comentarios con énfasis en temas políticos, culturales, deportivos y del día a día.