no cree en los 'boticarios'

gestión                  

La confianza se dio, lo demás es irrelevante

Ahora solo caben algunas reflexiones

Publicado: 2018-09-19

Muy a la peruana el debate se dio metiendo un montón de temas que no venían al caso, cuando todo se circunscribía a otorgar o no la cuestión de confianza.

Al final se votó y el número de congresistas que votó en verde fue suficiente para otorgar la cuestión de confianza. Llamó la atención, eso si, el elevado número de votos en rojo y es seguro que a partir de mañana se conocerá los nombres de los votantes en contra, estos pagarán ante el pueblo su decisión de oponerse al referéndum, aunque a cambio recibirán el apoyo de la gente que desde la sociedad está de acuerdo con esa negativa.

Pero la máxima reflexión a que invita todo este asunto que puso de cabeza a toda la nación, es la increíble postura de un gran número de políticos, analistas, entrevistadores, periodistas, asesores, que niegan la bondad del referéndum. Y llama la atención profundamente que uno se pueda declarar democrático cuando niega lo más elemental que una democracia permite, y que es la participación del pueblo en algún tema que por su importancia merece que se recurra a él para conocer su opinión y su voluntad.

En un estado, en un nación, en un país, en una patria, el amo y señor supremo no es una persona específica ni una institución por muy importante que sea. El amo y señor supremo es el pueblo en si mismo, de modo que nada merece más respeto que el que tiene por obligación y por convicción este pueblo. Sometido al escrutinio en algún asunto que pueda ser decisivo para el futuro, cualquier ciudadano se encuentra en libertad para librarse del mandato popular si lo considera lesivo para sus intereses o para su condición de vida. La forma: mandarse mudar a otro país. Esto lo estamos viendo en la inmigración de ciudadanos venezolanos, y antes ya lo practicamos los peruanos cuando muchos se fueron, contrario sensu, a Venezuela.

Los casos no son iguales, porque en las inmigraciones "peruanos a Venezuela" y "venezolanos al Perú" no fueron producto de algún referéndum, pero la intención de huir del entorno que hacía daño si tendría la misma validez.

Cuando cualquier hijo de vecino pretende arrogarse el poder para decidir por todo el pueblo qué cosa es lo que le conviene a este, la falta de respeto toma un tamaño realmente colosal. Pero eso es lo que ha estado pasando cuando todo espontáneo ha venido soltando su discurso en el sentido de que el referéndum no era importante. Quien tiene que decidir esto es el pueblo, y los seudo lideres que han pretendido llevar de las orejas a toda la ciudadanía para mostrarle "la ruta adecuada" deberían perder en una toda autoridad ante su patrón y soberano, EL SEÑOR PUEBLO.

Durante el debate, muchísima gente que siguió las secuencias del mismo, al escuchar las bravatas de matón de barrio de muchos de los exponentes, seguramente estaban deseando que el congreso negara la cuestión de confianza. Hubiera sido digno de apreciar a los dignísimos congresistas orinándose de miedo ante al anuncio del presidente Vizcarra: "En este momento el Congreso de la República Peruana se ha hecho pasible de la sanción que contempla la Constitución del Perú ante su negativa de la cuestión de confianza por segunda vez durante la vigencia del gobierno central para el periodo 2016-2021"

Allí los hubiera querido ver. Agua de azahar, abanicos, ansiolíticos, ojos en blanco, zumbidos aterradores en la cabeza ante el panorama desolador que se les proyectaba con las billeteras huérfanas de dinero a partir del siguiente mes. Hubiera sido lindo, y qué pena que no lo hayamos podido disfrutar. ¿Qué pasó? ¿No era que no interesaba el billete? ¿O finalmente pudo más el gallardo sentido patriótico que los invadió a todos, inclusive a los que votaron en contra?

Estos que votaron en contra tienen la opción de mostrar su dignidad renunciado a sus curules, y si ello no es posible por ser cargos irrenunciables, dignamente podrían renunciar a sus emolumentos aunque sigan "trabajando" en el congreso.


Escrito por

Julio Andre Checa

Cambiar es lo que necesitamos con urgencia. Aceptemos el cambio apoyándolo y promoviéndolo. Poco o mucho, como corresponda, pero cambiemos


Publicado en

Rigor y monerías

Análisis y comentarios con énfasis en temas políticos, culturales, deportivos y del día a día.