el momento del ego

ojo                                                          

De keikos, fiscales, jueces, defensas y todas esas cosas

Preguntas y conclusiones salpicadas

Publicado: 2018-10-26

¿La estrategia de defensa está bien planteada? ¿Qué motivos tendría el fiscal para atacar a keiko malévolamente? ¿No cumple simplemente con su función de denunciar?

La defensa de keiko machaca reiteradamente "las mentiras del fiscal". Hasta donde entendemos no son cosas que él inventa, sino declaraciones de diferentes fuentes. No corresponde achacarlo de mentiroso sino rebatir esas declaraciones. ¿O es parte de una estrategia para desacreditar todo el acto judicial?

Toda la parafernalia que evidencia fuerza popular no corresponde a una convincente defensa de alguien inocente, sino más bien a una desesperada intención de ocultar la culpabilidad tapándola con un montón de incongruencias de creen la duda.

Es infantil el argumento de "qué tuve mil oportunidades de fugar y no lo hecho". ¿Cómo lo ibas a haber hecho si no tenías motivo cuando todo el mundo estaba bajo tus pies?

Es razonable la opinión de penalistas enterados que dicen que más que el riesgo de fuga está la intención visible y obvia de entorpecer las investigaciones para  dificultar el avance del juicio. En la "lista de mercado" de la botica se nota claramente esto.

Las formas de las keikos no cambiarán nunca, las tienen en su esencia. Hablan de buscar la concordia, ¡oh casualidad, ahora que las papas queman!, y en los careos judiciales aparecen los rostros sin caretas, todo igual.

Verdad, verdad, la cereza del pastel sería que la dichosa señora "k" se fugara entre gallos y medianoche, pero ahorita, antes de que la encanen. Sería el eslabón faltante para justificar de ahora en adelante toda prisión preventiva ante cualquier caso donde exista riesgo de fuga. Porque hinostroza no hacía suponer que se las iba a picar, ¡todo un juez superior!, y se las picó. También se fue toledo y todos se seguirán yendo si no los guardan previsoriamente o por lo menos los engrilletan.

Y aunque las caras de todos los que apoyan la tesis de que doña keiko no se va (¡no se va, no se va, keiko no se va!) no cambiarán ni un ápice si de verdad se las pica, porque todas incluidas las balbis tienen sangre de horchata, por lo menos se tendrá una nueva evidencia de que en nuestro país no hay que creer a nadie, sobre todo al que delinque porque te inventa todas las historias y poses necesarias para cojudear a los intonsos y luego cag.... de risa.


Escrito por

Julio Andre Checa

Cambiar es lo que necesitamos con urgencia. Aceptemos el cambio apoyándolo y promoviéndolo. Poco o mucho, como corresponda, pero cambiemos


Publicado en

Rigor y monerías

Análisis y comentarios con énfasis en temas políticos, culturales, deportivos y del día a día.