el momento del ego

rpp                                                         

Alberto Fujimori, así no es

¿Sobreprotección para una hija?

Publicado: 2018-11-03

A raíz de la detención de Keiko Fujimori, su padre el ex-presidente Alberto Fujimori hace público un mensaje familiar hacia su hija, en los siguientes términos:

"Hija mía, siento mucho haberte metido en el mundo de la política que te ha hecho tanto daño. Te pido perdón por eso. Sólo espero tener las fuerzas y la vida para verte -como en ese día- libre al lado de mis nietecitas"

No hay dudas de que este mensaje cala en el sentir del alma popular en tanto que se centra en un tema tan apreciado como es el sentimiento paterno. Y eso que a primera vista es positivo, pero que analizado en sus consecuencias puede proyectarse a mejorar la imagen de la hija por cuanto colabora a su victimización, que se sabe con certeza que ayuda a mejorar la alicaída imagen de las personas, es simplemente nocivo para reforzar los valores cívicos de una nación.

Cuando hay la pretensión de ser toda una lideresa, una jefa de un movimiento político nacional que mueve y maneja voluntades populares, no puede aceptarse ni siquiera como un lapsus el reproche hacia la política de una nación acusándola de haberle "hecho tanto daño". 

En primer lugar habría que precisar quien le ha hecho el daño a quien, y en segundo lugar, aunque fuera como menciona Alberto Fujimori, una figura pública tiene que ser estoica, es vergonzoso que el papito venga en su apoyo con aires plañideros, eso no le hace ningún bien ni a ella ni al país.

Pero sobre todo lo que tiene que priorizarse es el derecho primerísimo que tiene el Perú sobre sus hijos, especialmente cuando alguno pretende involucrarse en temas que son de incidencia sobre todo el colectivo,como son los políticos y sociales. Sin embargo, es obvio que cuando se hace un pronunciamiento como el de Fujimori, se está priorizando a la familia antes que a la patria, lo que demuestra un desarraigo total respecto al irrenunciable fervor patriótico que tiene que exhibir quien pretende arrogarse la representatividad de todo un amplio sector de la ciudadanía.

Lo que demuestra este gesto es que no existe verdadera vocación de servicio al país, pues esto se contrapone con lo que manifestaba John Kennedy en su célebre exhortación "no preguntes que puede hacer tu país por ti, sino que puedes hacer tú por tu país" . Y más enaltecedora aún la respuesta de Rosa Vernal de Ugarte, la madre de nuestro héroe de la guerra del pacífico, Alfonso Ugarte, ante la recomendación de sus amigas chilenas que le solicitaban poner a buen recaudo al militar peruano:

"Si todas las madres peruanas razonaran con tan buen juicio, que apartaran a sus hijos de los peligros que corren en todos los combates que el enemigo les presente,  

¿Quién defenderá su territorio? 

¿Quién pondrá a salvo el honor nacional?

¿Quién impedirá que la soldadesca embrutecida y desenfrenada invada los hogares y mancille el honor de sus mujeres?...

Mi hijo, quedará en su puesto, mientras haya un palmo de tierra que defender, un enemigo a quien atacar, y una arma para volverla contra el mal hermano, que así nos ha arrastrado a esta guerra.

Mi hijo es peruano, antes que todo, y cumplirá con su deber.

Yo como madre, no haré otra cosa que alentar sus entusiasmos, y llorarlo si la desgracia me lo arrebata".

Tomado del blog de Jonatan Saona. http://gdp1879.blogspot.com/2011/04/rosa-vernal.html#ixzz5VmLFT43o

Estableciendo la comparación, huelga el comentario porque las palabras salen sobrando. No ha sido una buena señal la nota del padre de Keiko Fujimori, al contrario, recalca la falta del sentimiento de peruanidad que siempre ha existido al interior de su familia, ese sentimiento jamás caló en su idiosincrasia asiática. Es lamentable decirlo, pero toda la historia de los Fujimori ha girado siempre alrededor de una casta, de una tradición más japonesa que peruana. Y es que las emociones que se asientan en un pecho peruano tienen que haber sido sembradas desde la edad temprana y asistidas toda la vida a su germinación y desarrollo. Pero, como expresa el dicho "Lo que natura no da, Salamanca non presta"


Escrito por

Julio Andre Checa

Cambiar es lo que necesitamos con urgencia. Aceptemos el cambio apoyándolo y promoviéndolo. Poco o mucho, como corresponda, pero cambiemos


Publicado en

Rigor y monerías

Análisis y comentarios con énfasis en temas políticos, culturales, deportivos y del día a día.